Coalianza entrega concesión de Palmerola

El gobierno de Honduras, a través de la Comisión para la Promoción de la Alianza Público-Privada (COALIANZA), entregó al único oferente la concesión de reconstruir el aeropuerto internacional de Palmerola, a una empresa hondureña identificada como Inversiones EMCO S.A de C.V, aliada a un operador de Alemania ligada al Aeropuerto Internacional de Múnich-Franz Josef Strauss.

Aunque el gobierno anunció que casi una decena de empresas nacionales e internacionales desde el año pasado habían mostrado interés de convertirse en socios estratégicos u operadores del ilusionado proyecto de convertir a Palmerola, en el "Centro de las Américas", este lunes funcionarios de Coalianza, dijeron que "el ganador" de la licitación donde sólo hubo un oferente era la empresa EMCO.

El comisionado de Coalianza, Miguel Ángel Gámez, informó que la empresa ganadora, había cumplido al 100 por ciento en la precalificación, oferta técnica y económica, que ganó el concurso, aunque al final fue la única participante del proceso de concesión, plasmó todos los diseños de construcción, financiamiento, operación y mantenimiento de lo que será supuestamente la nueva terminal aeroportuaria.


Según Gámez, ahora hace falta que los inversionistas acrediten el cierre financiero para ordenar el arranque de la obra, que sería en junio del 2016 en la zona de Comayagua, donde existe la pista aérea de Palmerola, a un costo de 140 millones de dólares, de los cuales unos 90 millones de dolares serán aportados por la empresa concesionaria, 30 por el gobierno y los 53 millones de dólares del gobierno de España para la tecnificación.


Se dijo que la concesión es por un período de 30 años, pero que uno de los principales retos es alcanzar los 600 mil pasajeros al año, sin precisar como aumentará ese volumen de pasajeros, porque la suma total de pasajeros entre todos los aeropuertos activos en el país, la cifra anual asciende a unos 800 mil, extraoficialmente.

Ante esa hipotética cifra de aumentar el volumen de pasajeros, sólo en Palmerola, los mismos funcionarios del Gobierno, dijeron que para lograrlo cerrarían el aeropuerto internacional de Toncontín, en Tegucigalpa, donde se mueven alrededor de 270 a 300 mil pasajeros al año, pero con la experiencia del operador nuevo, se espera duplicar el número, ya que promoverán a Palmerola como el “centro de las américas”. Como si se tratara de un incentivo doméstico.

Al respecto, el director corporativo de la empresa EMCO S.A de C.V, Marco Lagos, aseguró que Palmerola será un aeropuerto diferente, que no solo sustituirá a Tonconctín, sino que será una "terminal de categoría mundial" porque visualizan que "sea la puerta de entrada para Latinoamérica con el apoyo del aeropuerto de Múnich, porque será de primera categoría y el pueblo de Comayagua se visualiza como un polo de desarrollo”.

La idea es atraer las líneas aéreas de Europa que sirven a Latinoamérica, y que hagan los aterrizajes técnicos y de aquí distribuirlos a otros países.

Supuestamente para competir con los aeropuertos de Comalapa en El Salvador, sede de Avianca, que públicamente ha manifestado que no tiene ningún interés de operar en Palmerola, también el aeropuerto de Tucumen en Panamá, con la linea aérea Copa Airlines, que reconocen que su mercado en Honduras es limitado, sin incluir Américan Airlines que se limita a un viaje diario a Honduras (Tegucigalpa)

Sin embargo, se dijo que se trabajara bajo el mismo diseño ya establecido en el extremo oeste de la pista actual de Palmerola, es decir al lado contrario de la base José Enrique Soto Cano, de la Fuerza Aérea Hondureña y de la Fuerza de Tarea Bravo, de Estados Unidos.

El diseño de esta nueva propuesta de la terminal fue diseñada por un arquitecto chino, el cual tendrá un techo de vidrio en forma de ranuras, que permitirá contar con luz natural y se instalarán paneles solares que generarán dos megawatts de energía eléctrica.

La fachada cuenta con un diseño modernista, con un techo de PVC, que dará sombra a los pasajeros y el estacionamiento de los aviones será amplio en las cuatro mangas, ya que son 18 mil metros cuadrados de construcción, que dará capacidad para un millón y medio de pasajeros.

Destacó que la pista está perfecta para recibir aviones de gran tamaño, pero que no sean de dos pisos.

Como una motivación para los viajeros hondureños se adelantó que existe interés de funcionar como hob a otras líneas regionales, pero que “eso no se ha logrado en Honduras, porque todavía no hay un aeropuerto certificado, que el plan es lograr una certificación en Europa y al conseguirlo se lograra dos beneficios, "uno es atraer las líneas europeas y bajar el costo del aterrizaje para trasladárselo al público”, expuso hipotéticamente el representante de la empresa "ganadora" de la concesión.

El representante de EMCO sin precisar donde y como, aparte de la inversión de unos 90 millones de dólares, dijo que también iban a construir centros comerciales y hoteles de primera categoría, entre otros proyectos que a desarrollar toda la zona aledaña a la terminal.

Los inversionistas dijeron que ya iniciaron las gestiones para el financiamiento con el DEG de Alemania, que es un banco multinacional de desarrollo, que los está acompañando en el proyecto.

Sobre los compromisos de COALIANZA con la empresa "ganadora" de la Concesión, es que se deberá cerrar el aeropuerto Toncontín, según lo expresó el ministro de Finanzas, Wilfredo Cerrato, que aseguró que al entrar a funcionar el aeropuerto de Palmerola, es cerrar la terminal de Toncontín, en Tegucigalpa, para que sea un proyecto factible.

Cerrato reconoció que “en Tegucigalpa la mayoría de gente no viaja, entonces debemos hacer algo por ellos, pueden ser los parques que el presidente, Juan Orlando Hernández, ha promocionado y ya lo tiene en mente, un lindo parque en esa zona”.

También hay oportunidades de lotificar la zona o construir una terminal de buses, taxis y ya está casi lista la infraestructura, así se podrá atender el tráfico entre Tegucigalpa y Comayagua.

Hondudiario